Granito

Piedra o no, esta es la cuestión. 10 argumentos a favor de la piedra natural

10 argumentos a favor de la piedra natural
Piedra o no, esta es la cuestión.
¿Por qué habría de construir con piedra natural? Esta es la pregunta que se hacen constructores, promotores, reformistas, particulares y arquitectos.
1 La piedra natural es irresistible
La piedra natural es un producto natural cuyas propiedades individuales vienen determinadas por el tipo y la cohesión de los minerales de los que está compuesta. Entre todos los materiales de construcción, la piedra natural desempeña un papel extraordinario: cada piedra natural es única, perfectamente combinable con otras piedras naturales y con muchos otros materiales. La piedra natural labrada no es un producto industrial uniforme, sino que revela la historia de su formación.

2 La piedra natural es ecológica
Como material de construcción, la piedra natural se encuentra en la naturaleza casi lista para su uso. Para su fabricación no se requiere energía, únicamente para la extracción y el labrado. Aún así, en comparación con otros materiales de construcción, la energía requerida es mínima. La extracción se lleva a cabo casi siempre en canteras relativamente pequeñas, sin necesidad de grandes explosiones. Los residuos no utilizados pueden aplicarse directamente para rellenar las partes explotadas de la cantera. En el circuito cerrado completo de la extracción, el procesamiento y la devolución de la piedra natural a la naturaleza, no se produce ninguna pérdida.

3 La piedra natural es compatible con el medio ambiente
Al tratarse de un material natural para la construcción, no contiene ningún tipo de sustancias nocivas peligrosas para la salud. La piedra natural puede utilizarse perfectamente en el sector de la alimentación. No es inflamable y corresponde a la categoría de materiales de construcción A según DIN 4102. Incluso en caso de incendio, las piedras naturales no liberan sustancias nocivas para la salud. La piedra natural como material de construcción tampoco requiere ningún adyuvante químico como recubrimientos protectores, imprimaciones o revestimientos.

4 La piedra natural es polifacética
No existe ningún otro material de construcción que presente tantos colores y estructuras tan diferentes como la piedra natural. Esta variedad se convierte en casi ilimitada a través de los más diversos tratamientos de la superficie. Los constructores y arquitectos disponen, así pues, de un amplio abanico de productos para adaptarse a cualquier óptica o ambiente deseados. Las piedras naturales labradas son elegidas muchas veces por su gran calidad óptica y técnica. Así mismo, se dispone de un sin fin de colores, estructuras y texturas. Para cada requerimiento existe prácticamente una piedra natural apta como material de construcción.

5 La piedra natural es individual
Las piedras naturales se extraen en bloques de gran formato y son cortadas después en las empresas para obtener el formato deseado. El formato de las baldosas de piedra natural solo está limitado por el tamaño de los bloques brutos y no por medidas estándar definidas por la producción. Los formatos pueden adaptarse individualmente a las necesidades del proyecto. Igualmente pueden suministrarse no solo losas cuadradas o rectangulares, sino cualquier forma deseada. Las modernas máquinas de labrado hacen posible la realización de intarsia en la piedra natural. La diversidad de rocas y las posibilidades individuales de labrado y diseño la convierten en un material de construcción único.

6 La piedra natural sabe envejecer
Mientras que numerosos materiales de construcción se ajan con el paso del tiempo, la piedra natural se recubre de una pátina natural que no merma su belleza. Muchas piedras naturales son como un buen vino: empiezan a desplegar toda su elegancia después de muchos años. Por otro lado, la piedra natural puede limpiarse sencilla y económicamente. Incluso pavimentos seculares de piedra natural pueden lijarse restituyendo así su estado original. Además, la vida de las piedras naturales es extraordinariamente alta. Está demostrado que, bien planificados y ejecutados, los edificios de piedra natural se conservan a lo largo de muchos siglos.

7 La piedra natural es tridimensional
Aparte de baldosas, también es posible fabricar muchas otras piedras macizas. El fresado de ranuras y filetes en la superficie de las piedras crea efectos interesantes de luces y sombras. Colocadas en una fachada, estas baldosas irradian un aspecto fuerte y macizo. Las piezas macizas como cornisas, molduras y pilares aportan una estructura estética.

8 La piedra natural es económica
En estudios imparciales se ha demostrado que, si se consideran los costes totales de un material de construcción a lo largo de una vida de 30 años o más, la piedra natural no es más cara que otros materiales artificiales para la construcción. Los costes de inversión, relativamente altos, se compensan con los bajos costes de mantenimiento y la larga vida de la piedra natural. La inversión en la limpieza y el mantenimiento de la piedra natural es mínima.

9 La piedra natural tiene propiedades físicas extraordinarias
La piedra natural presenta una buena conductibilidad y capacidad térmicas. Como material de revestimiento de fachadas, la piedra natural absorbe la radiación solar y evita el calentamiento indeseado del edificio. Estudios demuestran que la demanda energética de edificios con fachadas de piedra oscila entre 100 y 150 kWh/m², mientras que en las fachadas de vidrio se requiere una energía de 300 a 700 kWh/m² para fines de calefacción y refrigeración.

10 La piedra natural es resistente
La elevada resistencia a la compresión de numerosas piedras naturales le han conferido la fama de material de construcción eterno. Solo los aceros inoxidables, costosos en la producción, alcanzan la durabilidad de las piedras naturales. También en los pavimentos, la piedra natural presenta una cargabilidad y resistencia a la abrasión máximas. En los pavimentos de granito u otras piedras duras semejantes, apenas pueden observarse signos de desgaste, incluso tras muchas décadas en uso.

Anuncios

Granito

Historia del Granito

El granito se formó hace mas de 4.000 millones de años, en Rusia, África, Canadá, Sudamérica y Escocia. Los habitantes creían que la piedra era mágica y que los podía hacer eternos y uno de ellos la quiso destruir pero no pudo por que era más dura que la arenisca, la caliza y el mármol, entonces la piedra se incendió y quemó a todos los que estaban a su alrededor.

blanco-diamante.jpg
Blanco Diamante

blanco_perla.jpg

Blanco Perla

crema-julia.jpg
Crema Julia

labrador.jpg

Labrador